Arquitectura

callemartiEvolución arquitectónica de Consolación del Sur
Por: Rolando González Cabrera

Mucho antes de la llegada a Cuba de Cristóbal Colón, las tierras del poniente estaban ocupadas por algunos grupos de aborígenes que no sobrepasaban la recolección, la caza y la pesca. El territorio que hoy ocupa el término de Consolación del Sur, era incursionada por algunos de estos grupos, de los que se han encontrado huellas en los terrenos de la Finca San José, en Puerta de Golpe y en el interior de la Cueva Quinco Uno, en Arroyo de Agua.

No existen evidencias de que estos grupos tan atrasados construyeran algún tipo de inmueble u otra edificación que manifieste un despegue constructivo en la zona. Tampoco corresponde este mérito a los adelantados de la conquista, que solo llegaron a la zona para cumplir las formalidades impuestas por Diego Velásquez, en un territorio en el que nada había que pacificar.

Terminada la conquista de la Isla de Cuba, los territorios del poniente resultaron poco atractivos para los peninsulares que se abstuvieron de crear villas en estos parajes. Las tierras fueron mercedadas a familias ricas que, por lo general, residían en la villa de San Cristóbal de La Habana. Estas tierras fueron dedicadas a la crianza de cerdos y reses en las primeras estancias que recuerda la zona llamadas Hatos y Corrales.

Los que venían a atender estas propiedades eran en su mayoría hombres de moral no muy acrisolada que preferían vivir en estos lugares donde las autoridades coloniales eran deficitarias en demasía.

A estos, llegados como monteros, correspondió la labor de edificar las primeras construcciones en la zona que hoy ocupa nuestro municipio.

Para su mejor comprensión, este trabajo ha sido dividido por etapas:

No se admiten más comentarios